«Pocahontas» es el nombre de una perra labradora de color negro. Este animal había sido adiestrado durante ocho meses para ayudar a Clara, una joven de 15 años de Estepona que padece Atrofia Muscular Espinal, una enfermedad que le provoca una discapacidad motora del 95 por ciento. Todo estaba preparado para que la familia recogiera al animal la semana pasada cuando el adiestrador les comunicó la noticia: Habían robado a Pocahontas.

Según el hombre, cuatro individuos se la arrebataron en Aranjuez a punta de pistola. Desde ese momento la Guardia Civil y la Policía Nacional iniciaron un dispositivo de búsqueda y las redes sociales difundieron la noticia por todo el país. Incluso, la Fundación Bocalán del Perro de Ayuda Social llegó a ofrecer 800 euros de recompensa por recuperar al animal.

Al final resultó que ni hubo robo, ni nada. El adiestrador lo había fingido todo. Esta misma mañana la Policía Nacional lo ha detenido acusado de una denuncia falsa, tras descubrir que en realidad la perra estaba escondida en su propia casa.

Ahora Pocahontas se encuentra en buen estado, aunque por el momento no podrá ser entregada a la niña. Queda un mes por delante en el que los adiestradores tendrán que trabajar con el animal para recuperarlo y que pueda continuar su vida como perra de asistencia.

Si todo sale bien, Pocahontas se recuperará pronto. Clara y ella podrán encontrarse de una vez por todas.

loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here