El acusado tenía la prohibición de acercarse a su expareja a una distancia no inferior a 500 metros de su domicilio, ni comunicarse con ella por cualquier medio, pese a ello fue a su casa el 18 de abril de 2019 en Estepona, según el escrito acusatorio.

Una vez en el domicilio comenzó a insultarla y tras ponerse muy agresivo la mujer consiguió dejarlo fuera por la puerta de la cocina aunque el investigado pudo entrar de nuevo. Una vez dentro cerró para que la mujer no pudiera escapar y le propinó dos fuertes golpes en la cara, cuando ella intentó defenderse con una silla, el acusado la rompió y la golpeó con ella en las piernas.

La mujer consiguió encerrarse con su hijo en el cuarto de baño y enviar varios mensajes a un amigo para que la ayudara. Al salir del baño, la mujer bajó y encontró al procesado en la cocina quien tras negarse a irse cogió un cuchillo de grandes dimensiones y la volvió a amenazar, por lo que tuvo que volver a refugiarse en el baño hasta que llegó la policía.

Los agentes encontraron al acusado dentro del canapé de la cama del dormitorio y a la mujer con un traumatismo facial, entre otras lesiones.

Él se enfrenta a una petición fiscal de prisión de 2 años y 8 meses, que se le imponga alejamiento durante seis años y la prohibición de tener armas durante el mismo periodo; además del pago de una multa de 1.200 euros por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, amenazas y vejaciones pese a una orden de alejamiento.

El juicio está previsto para este viernes en el Juzgado de lo Penal número 14 de Málaga, según fuentes judiciales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here