La Policía Adscrita a la Comunidad Autónoma ha clausurado las dos sedes que la Organización Impulsora de Discapacitados (OID) tiene en Málaga, situadas en la capital malagueña y Estepona, en una actuación llevada a cabo en colaboración con las consejerías de Presidencia y de Hacienda.

Esta medida de cierre se enmarca en un nuevo procedimiento sancionador por actividad de juego sin autorización administrativa, y se suma a una operación llevada a cabo semanas atrás en la provincia de Cádiz, donde se clausuraron cuatro sedes, según ha informado la Junta en un comunicado.

La multa prevista para estos casos puede ascender hasta los 300.000 euros y es competencia de la Dirección General de Tributos, Financiación y Relaciones Financieras con las Corporaciones Locales y Juego.

Pese a la cantidad de boletos decomisados por la Unidad de Policía Adscrita en estos últimos años, que en la provincia de Málaga asciende a más de medio millón, los responsables mantenían esta actividad ilícita.

La OID es una entidad que se dedica al juego no autorizado mediante la venta ilegal de boletos, que oferta premios de distinta índole y se ampara en que cuenta con trabajadores discapacitados.

Sin embargo, dentro de los informes de la Unidad de Policía Adscrita, se constata que la mayor parte de sus vendedores no tienen discapacidad alguna, ni ninguna de sus sedes están adaptadas para el acceso de discapacitados, señala la Junta, que recuerda que la OID tiene ámbito nacional y actualmente se encuentra en concurso de acreedores.

Desde hace un año se han intervenido cerca de 500.000 boletos ilegales en distintas operaciones alrededor de la comunidad autónoma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here