La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible ha intervenido cerca de 800 kilos de productos pesqueros ilegales en dos operaciones desarrolladas en las provincias de Sevilla y Málaga, a través de la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (Agapa), y que son un reflejo de la actividad de control que está llevando a cabo la Administración andaluza para garantizar la seguridad alimentaria durante el estado de alarma por el Covid-19.

La primera de estas operaciones tuvo lugar el pasado 19 de mayo en las instalaciones de Mercasevilla. Los servicios de Inspección Pesquera de Agapa decomisaron un total de 288 kilos de langostino que no disponían de la documentación preceptiva para acreditar su origen y correcta trazabilidad, lo que conlleva un riesgo sanitario para los consumidores.

Dado que, además, el etiquetado del producto señalaba que había pasado la fecha de consumo preferente, se procedió al decomiso de todo el marisco y al levantamiento de las consecuentes actas de inspección.

La segunda de las actuaciones se desarrolló el pasado 15 de mayo en el Puerto de Estepona (Málaga) en colaboración con el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona). Esta operación se saldó con el decomiso de 500 kilos de pulpo localizados en dos locales sin autorización para el almacenamiento de productos de la pesca.

Tras observar movimientos de entrada y salida en dichos locales, los agentes procedieron a su inspección, hallando en total 200 kilos de pulpo congelado y algo más de 300 kilos de pulpo fresco. La mercancía carecía de cualquier documentación que acreditara legalmente su origen, al proceder de descargas realizadas por buques de pesca sin pasar por la lonja del puerto. Esta práctica supone infringir lo dispuesto en el Decreto 145/2018 de 17 de julio, por el que se regula la comercialización en origen de los productos pesqueros en Andalucía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here